jueves, 6 de octubre de 2011

TRANSFORMACIÓN DE LOS ALIMENTOS


Primero hay que estar consiente que los alimentos que  consumimos formaban parte de un organismo ya estructurado (constituido con carbohidratos, grasas, proteínas, etc.). Tambien estos se pueden combinara para formar un rico platillo listo para ingerir en la boca y aquí comienza la aventura:


1.- Ingestión: llevarse los alimentos a la boca. La lengua mueve los alimentos con ayuda de los músculos extrínsecos y los dientes los tritura hasta dejarlos como una masita esto ayuda a la deglución del bolo alimenticio.


2.- Deglución: acto producido por la contracción de la faringe. El bolo alimenticio atraviesa la faringe hasta llegar al esófago.


3.- Digestión, secreción:  La comida masticada, es empujada a través del esófago hasta el estómago, por las contracciones peristálticas de estos músculos. En el estómago, la comida es degradada adicionalmente y minuciosamente mezclada con el ácido gástrico por movimientos peristálticos y las enzimas digestivas que degradan las proteínas. Las enzimas digestivas son la pepsina que desdobla las proteínas en proteosas y peptosas; la renina, que coagula la leche y la lipasa gástrica que comienza a separar las moléculas de las grasas. Otras 
moléculas pequeñas, tales como el alcohol son absorbidas en el estómago pasando a través de la membrana y entrando al sistema circulatorio directamente. En está fase el bolo alimenticio se transforma en un líquido llamado quimo.
Después de haber sido procesados en el estómago, los alimentos pasan al intestino delgado a través del esfínter pilórico. La mayor parte de la digestión y absorción ocurre aquí cuando el quimo entra al duodeno.
Cuando el nivel de acidez cambia en el intestino, más enzimas son activadas para romper la estructura molecular de los diversos nutrientes de manera que se puedan absorber a los sistemas circulatorios y linfático.

4.- Absorción: Los nutrientes pasan a través de la pared del intestino delgado, la cual contiene pequeñas estructuras parecidas a dedos llamadas vellosidades, cada una de las vellosidades intestinales esta cubierta por estructuras aun mas pequeñas, parecidas a cabellos, llamadas micro vellosidades. La sangre que ha absorbido los nutrientes, es llevada a través de la vena porta hepática hasta el hígado, para su filtración, remoción de toxinas y procesamiento de los nutrientes.
En el intestino delgado el quimo, gracias a la bilis secretada por el hígado, favorece la emulsión de las grasas y gracias a las lipasas de la secreción pancreática se produce su degradación a ácidos grasos y glicerina. Además el jugo pancreático contiene proteasas y amilasas que actúan sobre proteínas y glúcidos. Toda esta mezcla constituye ahora el quilo.
El intestino delgado y el resto del tracto digestivo realiza la perístasis para transportar los alimentos desde el estómago hasta el recto y permitir a la comida ser mezclada con los jugos digestivos y ser absorbida.

5.- Defecación: El intestino grueso, absorbe agua del bolo intestinal  y almacena las heces hasta que estas puedan ser defecadas.
Con los movimientos de mezcla; todas las materias fecales resultan trituradas y movidas y entran en contacto con la pared del colon; el líquido se absorbe y se elimina una pequeña parte. Los movimientos de propulsión obligan al contenido del colon a emigrar en masa hacia el recto; cuando cierta cantidad de excrementos penetra en este último segmento, surge la necesidad de evacuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario